10 Frases de Osvaldo Bayer

 

OSVALDO BAYER

Osvaldo Jorge Bayer (Santa Fe,1​ Argentina, 18 de febrero de 1927 – Buenos Aires, 24 de diciembre de 2018)​ fue un historiador, escritor y periodista anarquista argentino. Vivió en Buenos Aires, pero también tuvo domicilio en Berlín, donde se exilió antes de la última dictadura militar de Argentina (1976-1983).

Bayer se autodenominaba «un anarquista y pacifista a ultranza». Solía contar que al hacer el servicio militar se negó a ir a la instrucción militar, por lo que fue destinado a barrer y encerar pisos de los despachos de los oficiales durante dieciocho meses.​ De 1952 a 1956 estudió Historia en la Universidad de Hamburgo (Alemania), y de regreso a la Argentina, se dedicó al periodismo, la investigación de la historia argentina, y a escribir guiones cinematográficos. Trabajó en los diarios Noticias Gráficas, en el Esquel de la Patagonia, y en Clarín, donde también se desempeñó como secretario de redacción.

En 1958 fundó La Chispa, al que él mismo denominó como «el primer periódico independiente de la Patagonia». Un año después fue acusado de difundir información estratégica en un punto fronterizo, y es obligado por la Gendarmería a punta de pistola, a abandonar Esquel. Luego, de 1959 a 1962, fue secretario general del Sindicato de Prensa.

Fue amenazado y perseguido debido a sus obras, sobre todo por su libro Los vengadores de la Patagonia trágica por la Alianza Anticomunista Argentina, dirigida por José López Rega. Esto motivó su exilio en Berlín Oeste desde 1975, el cual mantuvo hasta la caída de la posterior dictadura militar en 1983.

Entre sus ensayos más importantes están Los vengadores de la Patagonia trágica, Los anarquistas expropiadores y otros ensayos, Fútbol argentino (un guion homónimo del historiador que posteriormente fue editado en libro), Rebeldía y esperanza, Severino Di Giovanni, el idealista de la violencia y la novela Rainer y Minou.

Colabora también con el diario Página 12, cofundado por Jorge Lanata y por su amigo y también escritor argentino Osvaldo Soriano y el periodista Horacio Verbitsky.

Fue autor y uno de los guionistas de La Patagonia rebelde, film que fue dirigido por Héctor Olivera y ganó el Oso de Plata en la Berlinale de 1974. En 2000 apareció en el filme Ángel, la diva y yo.

 

  • “Me pregunto que está pasando en la Argentina, que de perseguido por la Triple A, ahora me publican libros”
  • «Siempre que hablamos de (Julio) Cortázar tengo el mejor de los recuerdos, como amigo y como escritor. Lo único que le dije una vez: vos no tendrías que haberte ido de la Argentina, porque creo que algo perdieron sus libros al irse a París»
  •  «Durante el exilio, me la pasé redactando artículos y hemos tenido publicaciones… me decían que ni siquiera en exilio alemán anti-nazi ha tenido tantas publicaciones como los argentinos en el exilio»
  • «Estoy tranquilo con el juicio que hará la historia futura acerca de mi investigación que me costó la quema pública de mis libros por la dictadura militar, la prohibición del filme La Patagonia rebelde (1974), dirigido por Héctor Olivera, además de ocho años de exilio y las consecuencias que ello trajo para mi familia y para mí»
  • «El intelectual tiene que tener todas las libertades para escribir lo que se le da la gana, no se le puede poner norma ni prohibición. Eso sí, tiene la obligación moral de salir a la calle cuando ve injusticias en la sociedad, no quedarse en la torre de marfil. Por eso mi admiración por Rodolfo Walsh y por Haroldo Conti, que tomaron una posición en momentos tan difíciles para el país»
  • «Estudié Historia en la Universidad de Hamburgo y vi que la realidad tiene mucha más fantasía que la literatura. Es increíble. Entonces me dediqué a estudiar historia, los hechos, en un idioma que entendieran todo»
  • «Las prostitutas de San Julián fueron las únicas que reaccionaron contra los soldados fusiladores de los peones rurales de la huelga del ’21; cuando los soldados fueron a los prostíbulos, ellas los echaron al grito de ‘no nos acostamos con asesinos’ Fue muy lindo ese acto»
  • «Sostengo, como eslogan, que mientras haya miseria no hay democracia”
  • «Siempre me gustó investigar la suerte o la verdad sobre los más malditos de la sociedad»
  • “En democracia, la autocrítica no significa dar un paso atrás sino uno adelante”

 

 

Comentarios a esta nota

También te podría gustar...