8 consejos para cambiar de hábito

Cambiar de hábito. Un día lo decidimos y lo hacemos: hoy salgo a correr, hoy empiezo a tocar la guitarra, hoy cambio mi dieta, etc. Los días, sin embargo, pasan. Entonces, surge alguna situación inesperada del tipo: “hace demasiado frío” o “después que termine esto” o “la semana que viene arranco en serio” y así, al cabo de una semana, hasta nos hemos olvidado que lo habíamos intentado. Ahí vienen las preguntas ¿por qué será que me cuesta tanto? ¿por qué no puedo cambiar mi rutina? ¿Les ha ocurrido? No se preocupen, no son los únicos. Acá les traigo la respuesta: para hacer de una actividad nueva una rutina hace falta modificar nuestras conexiones neuronales. Y para cambiar nuestras conexiones neuronales hace falta tiempo.

Pero ¿cuánto tiempo hace falta realmente para moldear nuestra actividad neuronal y transformar un hecho aislado en un hábito diario? Hasta hace poco se creía que para convertir una actividad nueva en un comportamiento automático se necesitaban de 20 a 30 días, sin embargo un estudio reciente del University College de Londres demuestra que hay que duplicar ese tiempo: en realidad se requieren 66 días de repetición. En este tiempo, nuestras neuronas llegan a establecer conexiones duraderas y convierten un comportamiento desacostumbrado en un hábito automático.  Ya no hará falta ni pensar, ni recordar, ni siquiera esforzarse. Y no se trata de una cuestión de edad, ni de condiciones físicas, así que no hay excusas. Sólo hace falta disciplina para repetir una actividad durante 66 días para incorporar nuevos hábitos o cambiar de rutina. Pero a la voluntad hay que ayudarla con método, por eso les dejamos algunos consejos para cambiar de hábito y para que el cambio deseado pueda llevarse a cabo sin frustraciones.

1- Tenga en claro su objetivo: quién mucho abarca, poco aprieta, reza el refrán y es muy cierto en este caso. Será mucho más difícil incorporar un nuevo hábito si no tiene en claro qué desea cambiar. Por eso, piense detenidamente y elija un solo objetivo. Si es ambicioso y quiere incorporar muchas actividades resulta recomendable hacer una lista y tener paciencia: aborde un objetivo por vez.

2- Evalúe sus ventajas y sus contras: sea sincero y responda estas preguntas. ¿Cuáles son sus fortalezas y cuáles son su debilidades en relación a su objetivo? El punto de partida es usted mismo. Estudie sus respuestas y revíselas a menudo. ¡El campo de batalla es usted!

3- Tiempo y espacio: una vez que haya reconocido el terreno y esté convencido, elija el momento del día y el lugar en el que deberá incorporar su nueva actividad. ¡Sea práctico! Ubique un momento y un lugar que contribuyan a sus tendencias actuales.

4- Prepare todo lo necesario: no deje que la falta de algún elemento esencial lo desaliente. Por eso, antes de comenzar su plan, asegúrese de reunir todo lo necesario y póngalo a mano.

5- Arranque hoy: siempre habrá tiempo en las ideales playas del mañana… Escriba esto en un papel, píntelo de colores y péguelo donde no deje de verlo: ¡el momento es ahora!

7- Asuma el desafío y apasiónese:  es importante que crea en usted mismo, pero también acepte que el cambio no será fácil. ¿Qué quiere cambiar? ¿Qué hábito busca incorporar? Vuélvase un especialista en la actividad deseada. La pasión es su mejor herramienta.

8- Inténtalo de nuevo: ¿no lo ha conseguido? ¿qué le cuesta demasiado? Mejor, nada bueno y duradero viene de lo fácil. Su vida le pertenece. Tome las riendas y hágase cargo. Repase estos pasos e inténtelo una vez más.

Comentarios a esta nota

El Profe

El Profe transmite lo que aprende. Lo de todos los días y lo de una vez en la vida. De chico mucha enciclopedia, mucho diccionario. De grande, los sigue usando. El Profe además tira data de lo que hay más allá: cosas que le dictan los profetas.

También te podría gustar...