Alimentos para prevenir la anemia

La anemia se define como una cantidad disminuida de glóbulos rojos, como una concentración disminuida de hemoglobina en la sangre, o bien como un valor de hematocrito más bajo que lo normal. En todos los casos, la medida más exacta para determinar la existencia de anemia lo da la determinación de la masa de hemoglobina circulante. Una medida de la concentración de hemoglobina. La Organización Mundial de la Salud ha establecido como parámetros de definición de anemia la existencia de una concentración de hemoglobina en la sangre de menos de 13 g/dL en hombres y mujeres post menopáusicas o menos de 12 g/dL en mujeres pre menopáusicas.

La anemia no es una enfermedad, sino un signo clínico que puede estar originado por múltiples causas. Estas causas pueden clasificarse según la etiología (producción inadecuada o pérdida exagerada de glóbulos rojos), la forma de los glóbulos rojos (microcítica, normocítica o macrocítica), o por la presentación clínica (aguda o crónica). La deficiencia de hierro es la causa principal de anemia. Las enfermedades del aparato digestivo son la causa principal de la anemia crónica.​

Las personas que padecen anemia, independiente de su causa, pueden presentar cansancio, mareos y disnea. No obstante, si la anemia es leve, o de curso crónico, los síntomas pueden ser muy leves. Los signos que suele presentar son palidez de las mucosas, cara, uñas y pliegues palmares.

ALIMENTOS PARA PREVENIR LA ANEMIA​

Frutas y verduras
Las manzanas y los tomates son ricos en hierro, por lo que son ideales para tratar la anemia. Otras frutas que pueden ayudar al tratamiento de la anemia son las ciruelas, bananas, limones, uvas, naranjas, higos, zanahorias y pasas, especialmente si se consumen en grandes cantidades.

Miel
Es una potente fuente de hierro, cobre y manganeso. La combinación de estos elementos ayuda a la síntesis de hemoglobina. Por lo tanto, es un arma poderosa contra la anemia.

Carnes
El cordero, la carne de res y otras carnes rojas son ricas en hierro. Además, contienen hemo-hierro que es absorbido fácilmente por las células del cuerpo. El corazón, los riñones y el hígado son carnes que contienen altas cantidades de hierro. También son una fuente de vitamina B12.

Legumbres y frutos secos
Las legumbres como lentejas, garbanzos, alubias y soja no deben faltar en tu dieta; tampoco los frutos secos, como las almendras, cereales integrales, dátiles secos, cacahuetes y nueces, ya que son eficaces para combatir los síntomas y las causas de la enfermedad.

Huevos
Son una fuente rica de proteínas y contienen una gran cantidad de antioxidantes que ayudarán a tu cuerpo a abastecerse de vitaminas. Un huevo grande contiene 1 mg de hierro. Por lo tanto, su consumo diario te ayudará en la lucha contra la anemia.

Verduras
La espinaca, lechuga, remolacha, brócoli, apio son verduras llenas de energía y ricas en hierro. Por esta razón, ayudan a tratar la anemia con eficacia. Estas verduras, además, contienen vitamina B-12 y ácido fólico, nutrientes que ayudan al cuerpo a recuperarse de la anemia.

Comentarios a esta nota

También te podría gustar...