Cómo usar la lavanda para ahuyentar alacranes

Hay zonas en las que los alacranes aparecen flotando cada mañana en la piscina, se cuelan por las ventanas y las regillas de las casas y la gente tiene por costumbre sacudir los zapatos antes de calzárselos por si acaso se ha metido allí unos de esos pequeños monstruos. Pero hay otros lugares en los que se ven poco y nada y cuando aparecer y pican generan una fuerte conmoción.

En el filme de Ridley Scott, Un buen año (2006), rodado en un pequeño pueblo de la Provenza, en Francia, cada uno de los visitantes de la finca veía con curiosidad las cajas de lavanda en las ventanas y, sin atender a que había una razón para que allí estuvieran, las echaban a la basura. Al otro día, allí donde antes estaba la lavanda se encontraban alacranes. Vaya lección.

Estos arácnidos odian la lavanda, los repele, por eso en las zonas cálidas, zonas de alacranes suelen colocarse plantas cerca de las ventanas y las puertas de casas. Primer dato: vale tener en el hogar, en el jardín, el balcón o la terraza no una sino varias plantas de lavanda, es un arbusto noble y perenne que no requiere muchos cuidados y que reporta muchos beneficios.

Los alacranes se alimentan de insectos, arañas y cucarachas. Las ciudades, repletas de cucarachas, son un territorio a conquistar. Allí donde mora su alimento pueden aparecer los alacranes. Viven en zonas húmedas y oscuras, se transportan entre las cosas de madera y pueden trepar hasta 8 pisos.

Vivas alto o vivas bajo cultivá alguna planta de lavanda y dispersá las flores en las aberturas, no estarán de más y perfumarán tus mañanas.

 

Comentarios a esta nota

También te podría gustar...