8 pasos para cruzar la calle en forma segura

Cruzar la calle puede parecer una tarea fácil, pero las ciudades crecen y la circulación de las personas es cada vez más un tema fundamental para la seguridad y la calidad de vida. Trenes, camiones, colectivos, automóviles, motocicletas, bicicletas, peatones. Todos los que circulan tienen su responsabilidad, sus deberes y derechos, sin embargo el peatón es el elemento más débil en la cadena vial: los niños y los ancianos son los más vulnerables en este sentido. Prudencia, seguridad y cortesía son los valores de oro para mejorar el tránsito y alcanzar una cultura vial de calidad. Cruzar la calle es un pequeño acto que hacemos todos los días, casi sin darnos cuenta; por eso los invitamos a que, al paso que leen estas instrucciones, piensen el modo en que lo hacen ustedes. Les ofrecemos, para ello, este sencillo tutorial de ocho pasos para una vida peatonal más segura y consciente.

  1. Los pies siempre en la vereda.

Los pies deben ir bien apoyados en la vereda: no vale ni un solo pie en el asfalto, peligroso gesto de ansiedad. Una vez allí, ubicar la senda peatonal más cercana. Todas las esquinas tienen senda peatonal aunque no estén pintadas: esta es la zona de prioridad de todo peatón. No se cruza a la mitad de calle, ni de costado, ni de espaldas: se cruza en las esquinas y de frente.

  1. Reconocimiento obligatorio del terreno.

Observar el suelo: ¿hay baches? ¿el terreno es regular? ¿algún otro obstáculo? Trazar una ruta mental del camino que emprenderás antes de cruzar es lo más recomendable. Luego, ejecutar el plan con calma, sin correr: es la mejor manera de evitar caídas o tropiezos.

  1. ¿Hay semáforo?

En ese caso, respetar las indicaciones, sin embargo, es necesario asegurarse de que todos los vehículos en circulación obedezcan la señal. En materia de tránsito, no hay que dar nada por sentado.

  1. Mirar a tus costados

Cerciorarse de tener totalmente libre el campo de visión. Antes de cruzar hay que mirar hacia ambos lados de la calle, incluso si ésta tiene una sola dirección. Pero también, antes de cruzar, hay que observar la calle con la que hace intersección: un vehículo distraído puede estar doblando en ese preciso momento. Por más solitaria que esté la calle hay que detenerse, mirar y escuchar.

  1. Contacto visual

Si hay algún vehículo en tránsito, establecer contacto visual con los conductores para confirmar que te hayan visto.

  1. ¿Alguien necesita ayuda?

Los niños deben cruzar la calle tomados de la mano de un adulto ya que muchas veces no pueden interpretar el peligro. Los ancianos o personas con capacidades especiales pueden requerir tu ayuda a la hora de cruzar la calle. Mira a tú alrededor: ¿hay alguien a tu lado? ¿necesita ayuda para cruzar la calle? Ofrecer nuestra ayuda nunca está de más.

  1. Hasta el último paso

La atención al momento de cruzar la calle no debe disiparse hasta finalizado el último paso. Bajaste de una vereda, cruzaste la calle sin problemas, ahora toca subir una nueva vereda: ¿cuál es la altura del cordón? Ojo, que muchos canta victoria justo antes de lograrlo.

  1. Lo hiciste

Llegaste del otro lado. Felicitaciones. Ha sido toda una aventura. Los grandes maestros orientales nos han enseñado que la felicidad se encuentra en las pequeñas cosas. De última, no se trata de lo que es fácil y de lo que es difícil, sino de estar conscientes en cada acto que realicemos y cruzar una calle es un acto repetido decenas de veces por día.

 

 

Comentarios a esta nota

El Profe

El Profe transmite lo que aprende. Lo de todos los días y lo de una vez en la vida. De chico mucha enciclopedia, mucho diccionario. De grande, los sigue usando. El Profe además tira data de lo que hay más allá: cosas que le dictan los profetas.

También te podría gustar...