Eliminar piojos y liendres. Verdadero o falso.

Eliminar piojos y liendres (huevos) es una de las batallas más típicas y prolongadas que en algún momento deben emprender los padres y las instituciones escolares. En principio, no cabe duda de que los piojos son una de las afecciones más comunes en cualquier hogar de familia. Existen desde siempre, son muy resistentes y han demostrado ser muy adaptables. Sin embargo, sobre estos incómodos parásitos se dicen muchas cosas: algunas verdaderas y otras muchas falsas. En este post intentaremos distinguir el trigo de la paja, para pasar luego a enumerar los métodos más usuales para eliminar piojos y liendres.

Mitos y verdades sobre los piojos

  • Los piojos saltan de una cabeza a otra. Esto es decididamente FALSO. Los piojos ni saltan, ni vuelan. El único modo de contagiarse es el contacto directo: acostarse en una cama o usar alguna prenda infestada, un peine o una toalla. Los piojos son veloces y se agarran con facilidad. Las liendres, por su parte, no se contagian ya que una vez despegada del pelo no puede volver a prenderse.
  • Los piojos transmiten enfermedades. FALSO: no está comprobado que los piojos transmitan enfermedades para las personas.
  • Los piojos prefieren el cabello de los niños y las niñas. FALSO: cualquier persona puede tener piojos. La cuestión es que los niños son más propensos a contagiarse por sus hábitos y por los sitios en los que permanecen en mayor medida.
  • Los animales domésticos contagian los piojos. FALSO: los piojos únicamente sobreviven en la cabeza de las personas.
  • Los piojos prefieren el pelo sucio. FALSO: el cabello limpio les permite sujetarse y alcanzar el cuero cabelludo para alimentarse con mayor facilidad. Sin embargo, tampoco rechazan el pelo sucio. Lo que sí es cierto es que el cabello graso dificulta la vida del piojo: esa es la razón de que muchas lociones para prevenir piojos estén basadas en aceites.
  • Usar pediculicidas previene el contagio. FALSO: los pediculicidas sólo sirven para matar el piojo. Para la prevención hay productos específicos de laboratorio o naturales.
  • Los piojos se hacen resistentes a los productos. VERDAERO y FALSO: aunque es cierto que el uso constante hace resistentes a los piojos, generalmente el éxito o fracaso de los tratamientos suele radicar en la correcta o incorrecta aplicación o seguimiento de los pasos. Por eso es muy importante leer con atención las etiquetas de los pediculicidas. Es recomendable no utilizar pediculicidas si no hay una infección.
  • Los piojos son difíciles de eliminar. Esto es VERDADERO y FALSO al mismo tiempo. Los piojos son relativamente fáciles de eliminar, el problema radica en sus huevos que se alojan en zonas difíciles y provocan rebrotes sucesivos.
  • Los piojos se contagian en la pileta. VERDADERO y FALSO: los piojos pueden sobrevivir hasta dos horas una vez en el agua (y son muy resistentes al cloro), mientras que al aire libre llegan a sobrevivir por 24 horas. Pasadas las dos horas en el agua, se enquistan y dejan de ser contagiosos.
  • Las liendres son más resistentes. VERDADERO: para que los tratamientos hagan efecto hay que agarrarlas en estado ninfa donde son más sensibles a los productos o lociones. Por eso, hay que realizar aplicaciones y tratamientos sucesivos.
  • No alcanza con un corte de pelo. VERDADERO: los piojos se alimentan especialmente en el cuero cabelludo, por lo que un simple corte de pelo no elimina el problema.
  • Los piojos y liendres se ubican generalmente detrás de las orejas y en la nuca. VERDADERO: los piojos suelen alojarse en esas zonas transformándose en los sitios fundamentales para pasar el peine fino.
  • Los piojos se reproducen con facilidad. VERDADERO: las hembras pueden poner hasta diez huevos por día. La incubación de los huevos dura entre ocho y diez días. Los piojos (ninfas) se convierten en adultos luego de diez días de nacidos y pueden vivir hasta treinta días más.

Métodos para prevenir y eliminar piojos y liendres

  • Lo primero es, claro está, evitar el contacto directo. En este punto se trata de prevención: usar un gorro plástico y guantes a la hora de limpiar la cabeza de nuestros hijos; lavar sábanas y ropa expuesta con agua hirviendo o planchar la ropa a alta temperatura.
  • Pasar el peine fino diariamente, en conjunción con cualquier tratamiento.
  • Mantener el pelo corto o en su defecto recogido: como dijimos no es que los piojos no se reproduzcan en un cabello corto, pero tener el pelo recogido o corto debilita las probabilidades de contagio al reducir las posibilidades de contacto directo.
  • Uso de pediculicidas: existen diversos productos en el mercado para eliminar los piojos. Lo más recomendable es consultar con un médico o con un especialista a la hora de elegir un producto. Además, como dijimos, es sumamente importante leer las etiquetas y las instrucciones de uso para una correcta y saludable ejecución de los tratamientos.
  • Vinagre: es uno de los métodos naturales más conocidos, sin embargo es falso que su aplicación elimine los piojos. Lo que sí produce, con una correcta aplicación (baño de vinagre tibio, colocación de una bolsa de plástico o gorro y envoltura con una toalla para preservar el calor durante treinta minutos), es el despegue de las liendres: lo que hace que sea más fácil removerlas luego de la aplicación con el peine fino. Sin embargo, el uso del vinagre tiene sus resistencias: por un lado, si hay infección el uso del vinagre puede irritar más el cuero cabelludo; por otro, no a todos (sobre todo a los niños) les resulta apetecible su olor.
Comentarios a esta nota

El Profe

El Profe transmite lo que aprende. Lo de todos los días y lo de una vez en la vida. De chico mucha enciclopedia, mucho diccionario. De grande, los sigue usando. El Profe además tira data de lo que hay más allá: cosas que le dictan los profetas.

También te podría gustar...