La mesa ratona ideal

Hay para quienes la estrella del living es un buen sillón, cómodo, mullido, de esos que parece que te abrazan cuando te lanzan en sus brazos después de una larga jornada. Y en ese momento en el que empezamos a sentir que el día nos da una tregua estiramos la mano a la busca del control remoto del televisor para masticar un episodio más de la serie del momento. El caso es que si justo frente al sillón no está la mesa ratona, es poco probable que el control remoto esté al alcance de la mano, tampoco lo estará la copa ni el chocolate, ni siquiera el móvil, de modo que tampoco podremos compartir nuestras impresiones sobre la serie en nuestros grupos de WhatsApp. Y nada más desagradable que tener que ponerse nuevamente de pie, justo cuando se está alcanzando la sensación agradable del confort. Por eso, a nuestro living le hace tanta falta un buen sillón como una mesa baja.

Una mesa ratona ideal es la que se adapta con más justeza a nuestros usos. Debe tener un tamaño generoso si recibimos invitados y comemos o picamos en el living; deben poder apoyarse no sólo algunos platos sino las botellas, los cubiertos, la bandeja del pan.

Hay quienes las prefieren pequeñas, sólo para tener un espacio reducido en el que  apoyar lo imprescindible, o tal vez los pies.

Las mesas ratonas pueden ser cuadradas, rectangulares, redondas y también ovaladas y de tantos materiales como haya en el mercado.  Vidrio, madera, hierro, laqueados; rústicas o modernas.

Pueden se adaptadas a partir de mesas regulares, puertas o marcos de ventanas sobre caballetes bajos; pueden utilizarse viejos baúles como mesas bajas en las que además pueden guardarse objetos varios.

Las medidas son variables, como dijimos antes, de acuerdo a la necesidad de cada uno; lo que debe respetarse, para que la mesa sea la ideal y no sólo una mesa más, es la altura. Las mesas ratonas deben medir entre 40 y 48 centímetros de alto.

Ahora sí, ya podemos tomar el móvil y contárselo a todos nuestros contactos de WhatsApp.

Comentarios a esta nota

También te podría gustar...