Breve historia del e-book

 

En este post hacemos un repaso de los hitos más importantes en la historia del e-book y de la industria editorial digital.

La historia del e-book (libro digital o electrónico) se inicia hace poco más de cuatro décadas, cuando Michael Hart, estudiante de la Universidad de Illinois, funda el Proyecto Gutenberg con la intención de difundir la mayor cantidad de obras literarias de dominio público por vía electrónica. Habrá que esperar, sin embargo, hasta la década del 90 (advenimiento de la web y del primer navegador), para vislumbrar los alcances de aquel proyecto y para poder denominar al desarrollo del e-book como una más de las revoluciones que el mundo digital trajo consigo.

1971: año fundacional del libro digital, Michael Hart funda el Proyecto Gutenberg. El primer texto digitalizado, por manos del propio Hart, fue The United States Declaration of Independence (Declaración de independencia de los Estados Unidos). Al generalizarse el uso de la web en los años 90, el Proyecto Gutenberg alcanza difusión internacional y reúne miles de voluntarios que fueron digitalizando cientos de obras de dominio público. Este proyecto cuenta con más de 42.000 títulos disponibles. Nota: recordemos que Johannes Gutenberg fue el inventor de la imprenta moderna, primera revolución cultural de gran escala, hacia el año 1450 dando inicio a la historia del libro impreso.

1990: el británico Tim Berners-Lee y su equipo elaboran el primer servidor HTTP (hypertext transfert protocol) y el primer navegador web (World Wide Web – WWW- o Red informática mundial). La web despega plenamente en noviembre de 1993 gracias a Mosaic, el primer navegador gráfico, para visualizar páginas web, destinado al público en general.

1993: Nace Digital Book Inc, creada por el poeta y escritor Zahur Klemath Zapata, que ofrece los primeros 50 libros digitales almacenados en disquetes bajo el formato DBF (Digital Book Format). El primer libro publicado en DBF fue  “Del asesinato, como una de las bellas artes” de Thomas de Quincey. Durante el proceso de creación del programa Digital Book se crea la base de datos IDBMS, International Digital Book Management System, que permite registrar y crear un código único para libros digitales, de papel y documentos.

1994: La National Academy Press (NAP) es la primera editorial que decide poner en acceso libre en la web el texto integral de cientos de libros, para que los lectores los puedan “hojear” en pantalla antes de decidir comprarlos o no, así como lo harían en una librería.

1995: Nacen las nuevas librerías directamente en la web. Es el caso de Amazon.com, fundada en Seattle por Jeff Bezos,  que abre sus puertas “virtuales” en julio de 1995 con un catálogo de tres millones de libros y diez empleados. Diez años más tarde, Amazon ya cuenta con 9.000 empleados y 41 millones de clientes y está presente en siete países siendo ya en una referencia mundial para el comercio online (junto con eBay).

1996: Con sede en París y Fundada por Olivier Gainon, la editorial CyLibris (de “Cy”, cyber y “Libris”, libro), es la primera editorial en utilizar internet y el sistema digital para publicar su catálogo. Los libros se venden únicamente en la web, se imprimen a pedido y se envían directamente al cliente. Algunos fragmentos se pueden descargar libremente.

1997: En abril de 1997, los investigadores del Media Lab del MIT (Instituto de Tecnología de Massachusetts) crean la compañía E Ink para desarrollar una tecnología de tinta electrónica

Se lleva a cabo el Simposio sobre convergencia multimedia organizado por la Organización internacional del trabajo (OIT). En ese Simposio, se resalta, entre otras cosas, las batallas jurídicas que se estaban desarrollando en torno a los problemas de propiedad intelectual, sobre la proliferación de contratos precarios para los empleados, la inexistencia de sindicatos para los teletrabajadores o el maltrato de los derechos de autor en detrimento de los autores.

1998: Se lanzan al mercado los primeros dispositivos lectores de libros digitales: Rocket Ebook, con una capacidad de almacenamiento de 4,000 páginas y batearía con 20 horas de duración, y SoftBook, para 100,000 páginas y 6 horas de rendimiento. Además, a partir de 1998, muchas bibliotecas se instalan en la web y crean sus propios sitios para ofrecer on-line sus catálogos.

2000: A pesar de la hegemonía de la lengua inglesa, se puede hablar de que la web comienza a ser multilingüe. De hecho, en el verano de 2000, los usuarios no anglófonos superan el 50%. Este porcentaje sigue en aumento a intervalos regulares durante los años siguientes.

Microsoft lanza Microsoft Reader, un programa para leer libros electrónicos bajo el formato LIT.

Stephen King lanza su novela Riding Bullet en formato digital. Sólo puede ser leída en ordenadores. Durante las primeras 24 horas que estuvo disponible se descargaron alrededor de 400.000 copias.

2001: Entra en línea el sitio Todoebook.com, primero en comercializar libros electrónicos en español. En la actualidad, el sitio cuenta con un catálogo de más de 20.000 libros.

A la ya existente licencia CopyLeft (1984), se lanza la licencia Creative Commons por iniciativa de Lawrence Lessig, profesor de derecho en la Stanford Law School (California).  Se propone favorecer la difusión de obras digitales protegiendo los derechos de autor. El organismo del mismo nombre propone licencias flexibles de derechos de autor compatibles con una difusión en el internet. Se trata de autorizaciones no exclusivas que permiten a los titulares de derechos autorizar al público a utilizar sus creaciones y conservar al mismo tiempo la posibilidad de limitar las explotaciones comerciales y obras derivadas.

2002: Editoriales como Random House y HarperCollins comienzan a vender versiones electrónicas de sus títulos en Internet.

E Ink presenta el prototipo de la primera pantalla con tinta electrónica.

2003: los eBooks comienzan a ocupar un lugar significativo en relación a los libros impresos. Con libros en formato PDF, LIT, PRC, OeB, entre otros. Se venden cientos de best-sellers en versión digital en Amazon.com, Barnes & Noble.com, Yahoo! eBook Store o en los sitios web de editores (Random House, PerfectBound, etc.). Numilog distribuye 3.500 títulos digitales en francés y en inglés. Mobipocket distribuye 6.000 ebooks en varios idiomas. El catálogo de Palm Digital Media casi alcanza los 10.000 ebooks, legibles en las PDA Palm y Pocket PC, con 20 nuevos títulos a diario y 1.000 clientes nuevos por semana.

2004: Creatividad literaria e internet se encuentran definitivamente conjugados. Las tecnologías digitales dan origen a varios géneros: novela multimedia, narrativa hipertextual, novela hipermedia, blogs, email-novela, etc. Una verdadera literatura digital sacude la literatura tradicional aportándole un aliento nuevo, e integrándose a la vez a otras formas artísticas ya que el soporte digital favorece la fusión del escrito con la imagen y el sonido.

2005: Amazon compra Mobipocket.

Comienza la inserción de Google en el mundo del eBook lanzando la primera parte de su programa Google Print, establecido en colaboración con los editores para consultar en pantalla fragmentos de libros, y luego encargar los libros a una librería online.

2006: Sony lanza su lector Sony Reader que cuenta con la tecnología de la tinta electrónica.

Se lanza, la Open Content Alliance (OCA). Se trata de un proyecto público y cooperativo de biblioteca digital mundial. El objetivo es crear un vasto repertorio libre y multilingüe de libros digitalizados y de documentos multimedia para consulta y descarga en cualquier buscador.

2007: Amazon lanza Amazon Kindle. Alrededor de 90.000 publicaciones están disponibles a través de la Kindle Store.  Grammata lanza al mercado español el Papyre.

2008: Adobe y Sony hacen compatibles sus tecnologías de libros electrónicos (Lector y DRM).

BooksOnBoard es la primera en vender e-books para los dispositivos iPhone de Apple.

Sony lanza su PRS-505 en Reino Unido y Francia.

2009: Neotake lanza su buscador de libros electrónicos. Wolder lanza el Boox, el primer lector de libros electrónicos con pantalla táctil. Amazon lanza Kindle DX, con una pantalla más grande que  incorpora también una tecnología de rotación para girar la orientación de la hoja cuando el usuario volteaba el dispositivo.

2010: Amazon.com lanza Kindle 3. Apple lanza el iPad y comienza a vender libros electrónicos para su producto. Google pone on-line Google eBookstore. Inicia con un catálogo de 3 millones de títulos.

2011: Las ventas de e-books superan a las de libros impresos por primera vez en la historia de Amazon. En Estados Unidos las ventas de ebooks se incrementaron un 201% con respecto al año anterior.

2012:  Amazon.com lanza el lector Amazon Kindle de 5ª generación y el lector Amazon Kindle Paperwhite. Se distribuyen en el mundo alrededor de 40 millones de eReaders.

2013: Las ventas de libros electrónicos se queda con el 28% de la cota de mercado en ventas de libros.

2014: Kindle de Amazon copa el 90% aproximado del mercado británico. La empresa japonesa Sony cuelga los electrodos y deja de fabricar el dispositivo Reader, su poderoso lector de e-books.

2015: Las ventas de ebooks descienden al 24% de la cota de mercado en ventas de libros. La venta de e-readers desciende a los 22,9 millones de dispositivos.

2016: Un informe dirigido por Rüdiger Wishenbart y presentado la feria del libro de Londres de ese año (‘Global eBook. A report of market trands and developments’) plantea que se ha llegado a la “estabilización” del mercado del formato e-book. El informe acentúa que se vislumbra una nueva fase de los libros electrónicos más apuntada al uso de los dispositivos móviles.

2017: La venta de smartphones y tablets se dispara y ganan el terreno de cada vez más lectores. Los fabricantes se interesan por la creación de nuevos teléfonos flexibles, a imitación del lomo de un periódico. Amazon distribuye un ereader de alta gama: Kindle Oasis. El dispositivo presenta características “premium”: una pantalla más grande y de alta resolución, resistencia al agua y liviano y angosto.

2018: La industria del e-reader apuesta a jugar con las innovaciones tecnológicas en la búsqueda de consolidar su mercado decreciente. Pantallas frontales, nuevos sistemas LED que reducen la exposición a la luz azul; incorporación de nuevas funciones para abarcar el mercado de los audiolibros; papel electrónico a color; procesadores más potentes, entre otras cosas.

El futuro permanece incierto, claro que sí. Lo innegable es que los usuarios más jóvenes (aquellos que tienen entre 18 y 30 años) son los que comparativamente han aceptado los e-readers de mejor manera. Serán las tendencias que marquen las nuevas generaciones de lectores las que determinarán el futuro del libro electrónico y de los dispositivos de lectura digital.

 

Comentarios a esta nota

El Profe

El Profe transmite lo que aprende. Lo de todos los días y lo de una vez en la vida. De chico mucha enciclopedia, mucho diccionario. De grande, los sigue usando. El Profe además tira data de lo que hay más allá: cosas que le dictan los profetas.

También te podría gustar...