CHAKRAS: 2do Centro – Chakra Sacro

Chakra es una palabra sánscrita que significa rueda o vórtice y hace referencia a los siete centros de energía que componen nuestra consciencia y nuestro sistema nervioso. Según el Ayurveda, son uniones entre la conciencia (mente) y la materia (cuerpo). Unen nuestros distintos aspectos: nuestro ser físico, ser energético, emocional, mental, social y espiritual. No son físicos. Son aspectos de nuestra conciencia que interaccionan con el cuerpo físico a través de dos vehículos principales: el sistema endocrino y el sistema nervioso. El sistema de Chakras se encuentra de manera sutil a lo largo de nuestra columna vertebral, abarcando desde el coxis o base de la columna hasta la coronilla de la cabeza. Todos tus sentidos, todas tus percepciones, todos tus posibles estados de conciencia, cualquier cosa que puedas experimentar, puede asociarse a un chakra en concreto. Entonces, los chakras no sólo representan partes específicas de tu cuerpo físico, sino también zonas precisas de tu conciencia. Cada Chakra se refiere a un aspecto diferente de la vida y centrándose en ese chakra que puede llegar a ser más conscientes de estas cuestiones en ti mismo y luego trabajar con ellos para lograr una mayor salud y felicidad.

2do Centro – Chakra Sacro

Este chakra gobierna la salud de los órganos reproductores femeninos, el útero, los genitales, los riñones, la vejiga y la parte baja de la espalda. Se encuentra debajo del ombligo y corresponde principalmente al color naranja. Este es el chakra de las relaciones, y se relaciona con tus emociones y con la sensualidad, intimidad y sexualidad. Los principales significados de los chakras del sacro se relacionan con el sentimiento de emociones, sensualidad, seguridad, compromiso y honor en las relaciones. La lealtad, el compromiso y la fidelidad son todas las emociones que surgen de este chakra.

El segundo chakra se denomina Svadhisthana, también se lo conoce como el chakra sexual y de la creatividad.
La palabra svadhisthana puede traducirse como «la morada del ser» y el elemento del segundo chakra es el agua, que equivale a la cohesión. Un segundo chakra equilibrado evoca sentimientos de bienestar, abundancia, placer y dicha. Cuando este chakra está en desequilibrio, puedes experimentar inestabilidad emocional, bloqueos creativos, miedo al cambio, disfunción sexual, depresión o adicciones. Puedes abrir este chakra con la expresión creativa y honrando tu cuerpo. La energía de este chakra es femenina, pasiva y lunar. Puedes equilibrar el segundo chakra al mantener una vida sexual sana, y también al honrar y respetar tu cuerpo. Conéctate con tus emociones y ve si hay algún sentimiento al que te estés aferrando. Comprométete a procesar esas emociones de manera saludable.

La respiración con la fosa nasal izquierda, llamada respiración Ida Nadi, te ayudará a abrir el segundo chakra, ya que atrae energía lunar. Todo lo que tienes que hacer es cerrar la fosa nasal derecha con los dos primeros dedos de la mano derecha, para luego inhalar y exhalar por la fosa nasal izquierda; sólo tienes que hacerlo de 8 a 10 veces. La meditación con enfoque en el segundo chakra te ayuda a generar magnetismo personal, refinar tu comportamiento, librarte de enfermedades y a ser más longevo.

Segundo chakra equilibrado:

Entusiasmo por la vida.
Creatividad: nuestra capacidad de concebir ideas y proyectos,
Aceptación personal.
Conexión con el cuerpo: se lo escucha y se lo atiende.
Capacidad para crear y materializar.
Buena salud sexual y placentera, sin tabúes.
Capacidad para recibir amor sin intención de retener a la otra persona.
Capacidad de asombro y de admiración ante las cosas buenas de la vida.


Segundo chakra desequilibrado:

Sentimiento de apátia.
Desórdenes sexuales: falta de deseo sexual o búsqueda desmedida de placer (adicción al sexo).
Hábitos insanos relacionados con la comida, el sexo, las drogas, el acohol, el tabaco, etc.
Falta de creatividad.
Agresividad, irritabilidad, ansiedad.
Problemas en órganos abdominales.
Sentimientos excesivos y/o contradictorios.
Pasiones destructivas: celos, envidia…
Satisfacción momentánea, vacía de sentimiento (, manipuladores).
En el plano físico: cistitis, endometriosis, problemas para fecundar, fibromialgia, quistes ováricos, intestino irritable, problemas de próstata, candidiasis.

Ver más:

CHAKRA RAÍZ

Comentarios a esta nota

También te podría gustar...