Los frutos secos y sus beneficios

Los frutos secos son una fuente inagotable de nutrientes, proteínas, vitaminas y minerales para el organismo. Aunque muchas personas tratan de evitarlos por su alto contenido de fuentes calóricas, estos son indispensables para prevenir y mejorar funciones del organismo. Son llamados frutos secos debido a su composición natural: contienen menos de un 50% de agua. Entre ellos, los más beneficiosos son las almendras, el pistacho, las nueces, avellanas y maníes.

Te enseñamos cuáles son los principales beneficios de incorporar frutos secos en tu cuota alimenticia diaria:

1) Previenen problemas cardiovasculares

Esto se debe a que poseen un alto contenido en ácido fólico (vitamina B), el cual es esencial para neutralizar los altos niveles de homocisteína en sangre. Ésta, es un aminoácido que surge como resultado del metabolismo de la metionina, otro aminoácido que se obtiene por medio de la ingesta de alimentos. El exceso de homocisteína en nuestro organismo está muy asociado con problemas cardiovasculares, debido a que ésta facilita el depósito de lípidos en las arterias. De esta manera, a través de la ingesta de frutos secos, ricos en ácido fólico, ayudarás a tu organismo en los procesos vasculares, y en consecuencia a prevenir problemas cardiovasculares.

2) Previenen el cáncer

Gracias a la fuente de vitaminas B y E, el hierro, fósforo, cobre, potasio y selenio, los frutos secos se vuelven esenciales a la hora de prevenir el cáncer del tipo degenerativo. Un estudio de la Universidad de Harvard reveló que quienes ingieren de manera frecuente frutos secos, aumentan la esperanza de vida (sobre todo con las nueces) y disminuyen un 11% la posibilidad de mortalidad a causa de cáncer, comparado con quienes nunca los ingieren.

3) Refuerzan los huesos

Los frutos secos son excelentes sustitutos de los lácteos, debido a que poseen elevados niveles de calcio (sobre todo las almendras y las avellanas). El cuerpo necesita calcio para mantener los huesos fuertes y densos. La densidad ósea puede llegar a causar que los huesos del organismo sufran lesiones, con lo cual el calcio se vuelve un componente esencial para reforzar y evitar fracturas o quebraduras de huesos.

4) Mejoran la circulación de la sangre

Gracias a su alto contenido y aporte de ácidos oleicos y linoleicos, los frutos secos ayudan a mejorar la circulación de la sangre, y a consecuencia de ello, la salud del corazón. Estos ácidos, son grasas cardiosaludables (Omega 3 y Omega 9) que se encuentran dentro de dietas importantes, como lo es la dieta Mediterránea, y sus compuestos químicos ayudan a mejorar la circulación sanguínea, y así poder evitar problemas cardiovasculares.

5) Previenen el estreñimiento

El estreñimiento es una alteración del intestino que consiste en la excesiva retención de agua en el mismo y por consecuencia el endurecimiento de las heces. Aunque parezca paradójico, los frutos secos pueden contribuir a evitarlo. Esto se debe a que las almendras, los piñones y las avellanas son alimentos muy ricos en fibra dietética, la cual puede ayudar a promover los movimientos intestinales regulares. De todas maneras, estos se deben consumir de manera moderada debido a que aportan gran cantidad de calorías.

6) Mejoran fertilidad en los hombres

Debido a que poseen componentes elevados como el zinc y el selenio, los frutos secos son recomendados para la mejorar la fertilidad en los hombres. El zinc es un mineral esencial para el organismo, debido a que interviene en la maduración de los órganos reproductores y además aumenta los niveles de testosterona. Por otro lado el selenio es un mineral que protege al corazón, pero además se encarga de aumentar la producción de espermatozoides. De esta manera, si ingerís de forma moderada y diaria frutos secos, podrás ayudar a tu organismo a aumentar la producción de semen y favorecer la movilidad del esperma, y por lo tanto a mejorar la fertilidad.

7) Aportan proteínas

No sólo las carnes y los lácteos poseen gran cantidad de proteínas, los frutos secos son un alimento que contiene elevados niveles de proteínas también. Entre los frutos que más poseen se encuentran el cacahuate (25,2 gramos de proteínas por cada 100 gramos), las almendras (18,7 gramos por cada 100) y el pistacho (17,65 gramos por cada 100). Una buena elección para consumirlos es integrarlos en ensaladas, dándole un toque crujiente, e incorporarlos así en tu dieta diaria.

8) Reducen el riesgo de padecer arteriosclerosis

La arteriosclerosis es una alteración vascular caracterizada por el endurecimiento, aumento del grosor y pérdida de elasticidad de las paredes arteriales. Un estudio realizado en la Universidad de Navarra (España) y publicada en la revista Atherosclerosis, reveló que una dieta mediterránea, enriquecida por aceite de oliva y frutos secos puede revertir la asteriosclerosis en tan sólo un año. Esto lo consiguieron comprobar mediante el análisis de 187 voluntarios mayores de 55 años, con alto riesgo cardiovascular. Recibieron instrucciones acerca de cómo alimentarse (incluyendo dieta mediterránea, aceite de oliva y frutos secos). Lo que hicieron fue medir el espesor de la capa íntima-media de la arteria carótida por ecografía tanto en un comienzo como al final del estudio, dando como resultado una mejor condición de ésta en aquellos voluntarios que incorporaron la dieta mediterránea, el aceite de oliva y los frutos secos.

9) Reducen efectos de menopausia en las mujeres

Los frutos secos aportan grasas insaturadas y componentes fitoquímicos que ayudan al organismo a reducir los efectos de la menopausia y evitar así los sofocos habituales de esta etapa. De esta manera es recomendable un puñado de frutos secos al día, pueden ser agregados en ensaladas o bien ingerirlos entre comidas, para poder reducir los efectos que puede producir la menopausia.

10) Esenciales para quienes sufren de anemia

La anemia es una afección en la cual la sangre tiene menos glóbulos rojos que lo normal. Estos se encargan de transportar oxigeno desde los pulmones hacia los tejidos. La anemia se puede producir por varias causas, entre las más comunes se encuentra la falta de hierro en el organismo.

Los frutos secos por su parte, son una fuente importante de hierro. Entre los que más hierro poseen se encuentra el pistacho (posee 7,2 mg de hierro en 100 g de producto). De esta manera, este componente importante que tienen los frutos secos podrá ayudar a compensar el déficit del mismo en el organismo y prevenir y ayudar a sufrir anemia.

Comentarios a esta nota

También te podría gustar...