Tankering: la práctica que contamina

El valor del combustible es uno de los principales costos operativos que tienen las aerolíneas. También es uno de los gastos que más varía, no solo porque el precio del petróleo fluctúa, sino también porque es diferente en cada país (e incluso hay variaciones dentro de los países). Debido a esto, son muchas las aerolíneas que buscan formas para reducir ese gasto. Pero una de las prácticas muy utilizada para este fin está siendo denunciada por su efecto medioambiental.

Se trata del «tankering», la práctica de cargar combustible extra en los aviones para no tener que cargar en destinos donde los precios son más altos. La cuenta es muy simple y las aerolíneas tienen un gran beneficio económico practicando esta modalidad. Pero los aviones al ir cargados con más combustible, son más pesados, eso hace que consuma más combustible. Y cuánto más combustible se consume, mayor es la liberación de dióxido de carbono.

Un reciente informe de la BBC, detalla que diferentes aerolíneas, como British Airways, se han comprometido a revertir las condiciones de esta práctica, de manera inmediata. Sin embargo, también han descubierto documentos que confirman que hasta aerolíneas low-cost como Easy Jet sigue respondiendo a esta técnica. John Sauven, director ejecutivo de Greenpeace en Reino Unido, ha explicado, en una entrevista con BBC, que desconfía que la aerolíneas estén implementando nuevas prácticas para terminar con el tankering. “Necesitamos objetivos de reducción (de dióxido de carbono) impuestos por el gobierno, para asegurar que las aerolíneas se responsabilicen por el daño que causan sus emisiones”, agregó.

Fuente: BBC

Comentarios a esta nota

También te podría gustar...