Al lado del camino

Por Patricio Diego Vargas / Escuchaba a alguien, que tiene por oficio la música, hacer un relato intenso sobre cómo había cambiado su vida en estos tiempos. Como había logrado «cierto» bienestar en su «andar» -no ausencia de conflictos- luego de años turbulentos en muchos sentidos. Como podía ver de otro modo sin que la corriente se lo llevara puesto.


Evocaba en mí, sin querer , la letra de la canción «Al lado del camino» de Fito Páez, a quien yo venía escuchando mucho y de quién vengo pensando que es cada día más groso. Tomé parte de esa letra e «intervine». Se sorprendió. Dijo que esa canción nunca le había interesado mucho, que no había estado «atento» a la letra. Pero la sorpresa fue mayor cuando contó que, por alguna razón, la había cantado toda la semana con la guitarra. Que había encontrado ahí algo que estaba viviendo, «re-descubriéndola».
Luego hablamos de la versión en vivo en España que hace el autor solo con el piano, que es increíble.
Canción profunda, con mucha letra, de mutación, introspectiva, autobiográfica, de bajar banderas y levantar otras.


En esa versión en vivo Fito cambia la letra. El original dice :«yo era un pibe triste y encantado, de Beatles, caña, legui y maravillas». Ahí canta : «…..encantado de Beatles y Charly García….» ( cosa que emociona al público).
La cantó toda la semana, conectado con la letra, modificándola también : la estrofa terminaba para él en : «yo era un pibe triste y encantado, de Fito Páez y Charly García».
Coenctividades de los procesos primarios entre analista y paciente.

Comentarios a esta nota

También te podría gustar...