Cryptojacking: ¿qué es y cómo funciona?

El cryptojacking (también denominado minería de criptomonedas maliciosa) es una amenaza emergente de Internet que se oculta en un ordenador o en un dispositivo móvil, y utiliza los recursos de la máquina para “extraer” diversas formas de monedas digitales conocidas como criptomonedas. Es una amenaza floreciente que puede apoderarse de navegadores web, así como comprometer todo tipo de dispositivos, desde Pc de escritorio y portátiles hasta teléfonos inteligentes e incluso servidores de red. Al igual que la mayoría de los ataques maliciosos al público informático, el motivo es el beneficio, pero a diferencia de otras amenazas, está diseñado para permanecer completamente oculto del usuario.

Pero antes que nada debemos entender lo que son las «criptomonedas». Son un tipo de dinero digital que existe solo en el mundo digital, sin una forma física. Se crearon como una alternativa al dinero tradicional y se hicieron populares por su diseño avanzado, su potencial de crecimiento y su anonimato. Una de las primeras formas de criptomoneda, y de más éxito, el bitcoin, surgió en 2009. En diciembre de 2017, el valor de un solo bitcoin alcanzó su máximo histórico, casi 20 000 USD, después cayó por debajo de los 10 000 USD. El éxito del bitcoin inspiró la creación de otras criptomonedas que operan más o menos de la misma manera. Antes de que haya pasado una década desde su invención, personas de todo el mundo utilizan criptomonedas para comprar y vender cosas o hacer inversiones.

La palabra “criptomoneda” viene de la combinación de otros dos términos, “criptografía” y “moneda”. Se define como dinero electrónico basado en los principios del cifrado matemático complejo. Todas las criptomonedas existen como unidades monetarias descentralizadas y cifradas que pueden transferirse libremente entre los participantes de la red. Dicho de otra manera, una criptomoneda es electricidad convertida en líneas de código que tienen un valor monetario.

Entonces el cryptojacking es un plan para utilizar los dispositivos de otras personas , sin su consentimiento ni su conocimiento, para extraer criptomonedas a costa de la víctima. En lugar de construir un ordenador dedicado a la minería, los hackers utilizan el cryptojacking para robar los recursos informáticos de los dispositivos de sus víctimas. Cuando se suman todos estos recursos, los hackers pueden competir con operaciones sofisticadas de minería de criptomonedas sin incurrir en unos gastos operativos caros.

Si es víctima del cryptojacking, puede no darse cuenta. La mayoría del software de cryptojacking está diseñado para permanecer oculto al usuario, pero esto no significa que no se note. Este robo de sus recursos informáticos reduce la velocidad de otros procesos, aumenta la factura de la luz y acorta la vida del dispositivo. En función de lo sutil que sea el ataque, se pueden observar ciertas señales de alarma. Si su PC o Mac se ralentizan o el ventilador se pone en marcha más veces de lo normal, tiene motivos para sospechar que se trata de cryptojacking.

Fuente: //es.malwarebytes.com/

Comentarios a esta nota

También te podría gustar...