117 años de Walt Disney

 

Un día como hoy, pero hace 117 años, nacía Walt Disney

 

Walter Elias “Walt” Disney (Chicago, Illinois; 5 de diciembre de 19011​2​ – Burbank, California; 15 de diciembre de 1966)1 fue un productor, director, guionista y animador estadounidense. Figura capital de la historia del cine de animación, es considerado un icono mundial gracias a sus importantes contribuciones a la industria del entretenimiento durante gran parte del siglo XX, famoso por personajes como el Pato Donald o Mickey Mouse. Fundó junto a su hermano Roy Oliver Disney la compañía Walt Disney Productions,​ que años después se convirtió en la más célebre productora del campo de la animación y en la actualidad es la mayor compañía de medios de comunicación y entretenimiento del mundo. Esta corporación, que se conoce hoy con el nombre de The Walt Disney Company, es una empresa multimillonaria con ingresos anuales de decenas de miles de millones de dólares.​

Disney adquirió fama mundial como animador y productor de cine, y como empresario innovador en el campo de los parques de atracciones. Junto a su equipo creó algunos de los personajes de animación más famosos del mundo, en especial Mickey Mouse, una caricatura de un ratón, a la que el propio Disney puso su voz original. Durante su extensa y exitosa carrera en el cine de animación fue premiado con 26 premios Óscar de un total de 59 nominaciones, y recibió otros cuatro premios honoríficos, lo que lo convierte en la persona que más premios de la Academia ha ganado.​ También fue galardonado con siete premios Emmy.

Walt Disney murió el 15 de diciembre de 1966 a causa de un cáncer de pulmón.

 

Ideología

La ideología de Walt Disney, tal como se hace patente en sus películas, se basa sobre todo en la defensa de los valores del American way of life («estilo de vida estadounidense»), en los que creía firmemente. La ideología neocolonialista subyacente en los filmes de Disney ha sido puesta en relieve, entre otros, por Ariel Dorfman y Armand Mattelart, en su conocido ensayo Para leer al Pato Donald (1971).

Una cuestión muy discutida es la de las posibles simpatías de Disney por los regímenes fascistas europeos en los años previos a la Segunda Guerra Mundial. Según algunas referencias,​ fue recibido en Roma por Mussolini en una o dos ocasiones durante la década de 1930. También se ha argüido como prueba de su simpatía por el nazismo su asistencia, en compañía del abogado de la empresa, Gunther Lessing, a mítines del German American Bund, organización pro-nazi estadounidense. Sin embargo, el principal testigo que documenta la presencia de Disney en estos mítines no es en absoluto imparcial: se trata de Art Babbitt, despedido por Disney en 1941 poco antes de la famosa huelga de los trabajadores de los estudios. También se sabe que Disney fue uno de los pocos empresarios cinematográficos que recibieron abiertamente a la cineasta alemana Leni Riefenstahl en su visita a Hollywood en 1938,cuando la mayor parte de la industria le cerró sus puertas.

En cualquier caso, si Disney tuvo simpatías por los regímenes fascistas, las desechó en cuanto su país entró en guerra contra el Eje. Durante el conflicto bélico colaboró con el gobierno realizando varios filmes de propaganda, entre los cuales destaca el cortometraje Der Fuehrer’s Face, en el cual aparecen caricaturizados Hitler, Mussolini e Hirohito y que termina con una auténtica oda a las virtudes de la democracia.

Sí está fuera de toda duda que Disney fue un ferviente anticomunista, en gran medida a causa de la huelga de 1941, que él atribuyó a maniobras del Partido Comunista de los Estados Unidos para ganar poder en la industria del cine. Según su declaración ante el Comité de Actividades Antiamericanas, creía firmemente que el comunismo era una seria amenaza contra el modo de vida estadounidense.

No se ha podido probar que militara en ningún partido político. Durante los años 1950, Disney apoyó económicamente al Partido Republicano.​ En su juventud, Disney formó parte de una organización de tipo masónico llamada Orden DeMolay. Según su propio testimonio, la pertenencia a esta organización tuvo un papel muy importante en su formación.

Las convicciones religiosas de Disney son también poco conocidas. Fue bautizado como miembro de la iglesia congregacionalista (de hecho, se le puso el nombre de Walter en honor a un pastor de dicha iglesia, Walter Parr​), pero no parece haber sido un hombre religioso, aunque sí respetaba profundamente la religión como garante de los valores establecidos. Para un libro sobre la oración de Roland Gammon editado en 1963, Faith is a Star, Disney escribió un texto acerca de la importancia de los valores religiosos en la sociedad y en su propia vida, que es uno de los pocos documentos conocidos acerca de sus ideas religiosas.

Curiosidades

Dibujante precoz. De joven a Walt le encantaba dibujar y se dedicó a ello apasionadamente. Pasaba horas en el bosque, observando a los animales, para dibujarlos después en su cuaderno.

Entretener. Walt Disney decía: “Prefiero entretener a la gente con la esperanza de que aprendan algo que enseñarles con la esperanza de que se entretengan”

Cambio de nombre. Walt Disney (1901-1966) escogió el nombre de Mortimer para su más famoso ratoncito animado, pero su esposa Lillian le convenció para que lo cambiara por el de Mickey. El propio Walt fue quien dobló la voz de Mickey Mouse durante varios años.

Diente de pino. Walt Disney tenía… ¡un diente de madera!

Emprendedor. En 1922, antes de crear la Factoría Disney, Walt fundó la compañía Laugh-O-Gram Films, con la que realizó exitosos cortometrajes basados en cuentos infantiles. Sin embargo, los gastos de producción superaban los beneficios, y al año siguiente tuvo que cerrar.

Y se hizo el color. Walt Disney introdujo el ®Technicolor (tecnologia de color en las películas usada actualmente) para la producción de Silly Symphonies (Sinfonías tontas).

Cámara multiplano. En 1936, Walt Disney inventó la cámara multiplano, capaz de sugerir profundidad de campo gracias a un ingenioso sistema de superposición de cinco láminas filmadas en un mismo plano para simular lejanía. La usó por primera vez en Blancanieves y los siete enanitos.

 

Premios

Óscar al mejor cortometraje de animación

1932 – Árboles y flores. Árboles y Flores (1932)
1934 – Los tres cerditos (1933)
1935 – La tortuga y la liebre (1934)
1936 – Tres gatitos huérfanos (1935)
1937 – El primo campestre (1936)
1938 – El viejo molino (1937)
1939 – El toro Ferdinando (1938)
1940 – El patito feo (1939)
1942 – Lend a Paw (1941)
1943 – El rostro del Führer (1942)
1954 – Toot Whistle Plunk and Boom (1953)
1969 – Winnie the Pooh y el día ventoso (1968). A título póstumo.

 

Óscar al mejor cortometraje de imagen real

1949 – Seal Island (1948)
1951 – Beaver Valley (1950)
1952 – Nature’s Half Acre (1951)
1953 – Water Birds (1952)
1954 – Bear Country (1953)
1959 – Grand Canyon (1958)

 

Óscar al mejor cortometraje documental

1954 – The Alaskan Eskimo (1953)
1956 – Men Against the Arctic (1955)
Óscar al mejor largometraje documental
1954 – The Living Desert (1953)
1955 – The Vanishing Prairie (1954)

 

Óscar honoríficos

1932 – Por la creación de Mickey Mouse.
1939 – Por Blancanieves y los siete enanitos. En esta ocasión se otorgaron, además de la escultura habitual, siete miniaturas de la misma.30​
1941 – Premio en memoria de Irving Thalberg.
1942 – Por Fantasía. Compartido con William E. Garity y J. N. A. Hawkins.

Comentarios a esta nota

También te podría gustar...