Cocinar un bife en cuatro pasos

Cocinar un bife es una tarea sencilla si se pone un mínimo de voluntad y un poco de atención. La meta es que salga dorado y crujiente por fuera, rosado y jugoso por dentro. ¿Qué necesitamos? Los bifes, una plancha, unas gotas de aceite o grasa y  un poco de sal.



Receta para cocinar un bife en cuatro pasos:

Paso uno: la plancha bien caliente
Ahora bien, cabe notar que existen múltiples formas de cocinar un bife: a la cacerola, bife a la criolla, bife a las finas hierbas, bife a caballo (con huevos encima, pero sigue siendo vaca: no sean bestias!). En este post, me atengo a la idea de cocinar un bife a la plancha, bien jugoso y bien argento.

Poner la plancha a fuego fuerte unos minutos antes de colocar el bife: la plancha tiene que estar bien bien caliente. Esto es fundamental. Cuando la plancha esté lista, bajar a fuego medio y untarla con un poco de grasa cortada del mismo bife. Si no, rociar la carne con unas poquitas gotas de aceite para evitar que se pegue demasiado.

Paso dos: vuelta y vuelta

Colocar el bife en la plancha y dejar unos minutos que cocine de un lado. Si la plancha es acanalada, se puede ir moviendo el bife para que no se marque mucho en la carne la forma de las canaletas de la plancha. Cuando en la parte de arriba del bife emerjan unas gotas de sangre, ya está listo para darlo vuelta.



Paso tres: salado de la carne

Una vez que lo dimos vuelta, salarlo por el lado cocido. Si se sala antes, la carne saldrá seca y dura (como suela de zapato; pero ojo, si te gusta bien seco ponele sal antes y listo). Dejar que se termine de cocer la otra parte como se hizo con la primera; volver a darlo vuelta y salar del lado que se acaba de cocinar el bife.

Paso cuatro: reposar, bien jugoso

Retirarlo de la plancha y dejarlo reposar no más que un par de minutos antes de servir. Si el el bife se corta antes, se corre el riesgo de que se pierdan sus sabrosos jugos.

Luis Rodriguez Flickr

Bife con papas

Otras consideraciones a teneren cuenta

Tiempo estimado de cocción: 5 minutos por bife. Es recomendable cocinar un bife, como máximo dos bifes por vez. De ese modo, se evita la perdida de calor de la plancha.

Sal sobre la plancha: si tenemos una plancha lisa, se puede salar directamente la superficie y dejar que el bife absorba la cantidad de sal necesaria por cuenta propia. Eso al menos hacía mi abuelo; el tema es que para que salga jugoso, es fundamental hacerlo vuelta y vuelta bien rápido, apenas un minuto y medio por lado con la plancha a todo vapor.




Ajo o cebolla: otra cosa típica es picar un diente de ajo (un pedacito de cebolla) y tirarlo en la plancha un segundo antes de poner el bife. Esto es sólo una posibilidad.

Cuestión de nombres

Bife, bistec, filete: tiene varios nombres en distintos lugares del mundo hispanohablante. Todos se refieren al fileteado o rebanado de un trozo de carne. Filete del francés. Bistec del inglés. En Argentina le decimos bife al fileteado de carne vacuna. Lo ideal es que el grosor del bife sea de dos centímetros; si supera los tres centímetros de ancho podemos decir que debe ser cocinado en la parrilla. Los bifes pueden ser de distintos cortes: cuadril, de lomo, de la paleta, de la costilla, etc. Queda a elección, lo importante es que sea lo más tierna posible. Si no se tiene una preferencia clara, el consejo es preguntarle a su carnicero de confianza qué corte le recomienda para cocinar un bife y listo.

Comentarios a esta nota

El Profe

El Profe transmite lo que aprende. Lo de todos los días y lo de una vez en la vida. De chico mucha enciclopedia, mucho diccionario. De grande, los sigue usando. El Profe además tira data de lo que hay más allá: cosas que le dictan los profetas.

También te podría gustar...