El deseo

Escribe: Patricio Diego Vargas Hay una concepto perturbador en psicoanálisis que no entendía, por más que lo entendía teóricamente y lo podía repetir. Lo entendía hasta que la volvía a perder nuevamente. Como estudiante obvio y como analista, tratando de leer autores interesantes, siempre aprendo en encontrar una vuelta más. ¿Cuál? El deseo. Que el deseo es una potencia negativa. Dos palabras que parecen excluirse; y en realidad se dan mutuamente la fuerza para describir todo lo que tiene de vivificante el deseo en el sujeto.

Por un lado negativiza que un objeto, cualquiera sea, sea el objeto. Y por eso, justamente mantiene un empuje a continuar. Al final no hay que olvidar que cuando nosotros hablamos del deseo en los casos, supervisiones y conversaciones no son más que verdaderas metaforizaciones para poder cristalizar algo. Estricta y rigurosamente nadie puede decir más que quiero esto o me gusta aquello, o su contrario. Pero sobre el fondo de algo que late y le da el pulso a la vida, esa negatividad que hace que el movimiento continúe. Que se quiera otra vez algo porque no agotó o que se quiera otra cosa porque eso no era. Después claro, vienen las neurosis, que son formas de vivirlo conflictivamente. No es fácil soportar esa negatividad perturbadora que anda horadando todo, pero que a su vez abre a la vida. Puede haber formas muy locas de tratar de conservarlo. De sentir que todavía hay algo que pulsa por más que lo que se vea sea sufrimiento.


En una pequeña escena con amigos se lo puede captar sin tanto palabrerío. Tarde en el parque, reunión de amigos con hijos y amigos de los hijos. Muchos niños. Había que comprar algo para comer. Me ofrezco y tiro: churros para todos. Mi «amiga total», madre de uno de los amigos de mi hijo, dice con determinación: «no….churros no, no quiero». Predispuesto pregunto sin ofrecer una alternativa : «bueno, decime qué querés?» . Contesta riéndose: «no…yo no quiero nada». El deseo vive ahí, de la nada que que le roba todo el tiempo a la demanda.

Comentarios a esta nota

También te podría gustar...