10 curiosidades sobre Sigmund Freud

Sigmund Freud​ nació en Príbor el 6 de mayo de 1856 y falleció en Londres el 23 de septiembre de 1939. Fue un médico neurólogo austriaco de origen judío, padre del psicoanálisis y una de las mayores figuras intelectuales del siglo XX. Su interés científico inicial como investigador se centró en el campo de la neurología, derivando progresivamente hacia la vertiente psicológica de las afecciones mentales, investigaciones de las que daría cuenta en la casuística de su consultorio privado. Estudió en París, con el neurólogo francés Jean-Martin Charcot, las aplicaciones de la hipnosis en el tratamiento de la histeria. De vuelta a la ciudad de Viena y en colaboración con Josef Breuer desarrolló el método catártico.

Paulatinamente, reemplazó tanto la sugestión hipnótica como el método catártico por la asociación libre y la interpretación de los sueños. De igual modo, la búsqueda inicial centrada en la rememoración de los traumas psicógenos como productores de síntomas fue abriendo paso al desarrollo de una teoría etiológica de las neurosis más diferenciada. Todo esto se convirtió en el punto de partida del psicoanálisis, al que se dedicó ininterrumpidamente el resto de su vida.

Te dejamos 10 curiosidades que seguro no sabías sobre el padre del psicoanálisis.

  • Psicoanalizó a su hija, Anna Freud, quien más adelante tendría un papel importante en el desarrollo posterior del psicoanálisis. Es especialmente famosa por sus trabajos sobre la infancia.
  • Freud postuló la existencia de una sexualidad infantil perversa polimorfa, tesis que causó una intensa polémica en la sociedad puritana de la Viena de principios del siglo XX y por la cual fue acusado de pansexualista.
  • Fue perseguido por los nazis. Freud nació en una familia judía, y por tanto fue uno de los primeros objetivos de los nazis cuando llegaron al poder. Sus libros fueron quemados en grandes hogueras y su hija Anna fue detenida e interrogada. Freud tuvo que viajar a París y Londres para ocultarse.
  • Tenía devoción por la cocaína. Freud conoció una droga que le suministraban a las tropas en la guerra para motivarlos. Se trataba de la cocaína y se obsesionó con saber sus beneficios terapéuticos. Empezó a consumirla mezclándola con agua y vio como mejoraba su digestión y su humor.
  • A Freud no le gustaban los cambios. Era amante de seguir unas rutinas y no variarlas lo más mínimo. Siempre tenía que almorzar a la una de la tarde. A continuación, se levantaba de la mesa y se iba a caminar tres kilómetros, siempre haciendo el mismo recorrido y recogiendo algunas setas.
  • Su pasión por Miguel de Cervantes. Tenía devoción por el escritor español hasta el punto de aprender castellano para leer ‘Don Quijote de la Mancha’ en versión original.
  • Al poco tiempo de fallecer, se descubrió un pequeño cráter en la parte noroccidental del lado visible de la Luna. Como homenaje decidieron bautizarlo con el nombre de “Freud” en agradecimiento a su aportación.
  • Aunque las teorías de Freud son frecuentemente criticadas o rechazadas por los psicoanalistas actuales, muchos continúan utilizándolas como base para sus terapias. La terapia psicoanalítica, conocida como “terapia hablada”, juega un papel fundamental en las terapias de los analistas actuales y se ha convertido en una parte importante de muchas técnicas terapéuticas.
  • Tenía un temor inexplicable al número 62, tanto que nunca se hospedaba en un hotel con más de 62 cuartos.
  • Freud le tenía fobia a los helechos.
Comentarios a esta nota

También te podría gustar...