Agasajar a tu pareja

Escuchen bien, para reanimar el amor, para celebrarlo, para agasajar a tu pareja hace falta esto: atención. ¡Sí! Estimados lectores que se encuentran dedicados al amor ¿ya probaron con chocolates, masajes, ducharse juntos, llenar la casa de flores, hacer un striptease, comprar el super regalo, copiar un poema cursi, hacerle pasar vergüenza con una aparición sorpresa en su lugar de trabajo, etc? Cada persona es un mundo, cada pareja es otro: cualquier idea hot que tomés prestada con el objetivo de agasajar a tu pareja debe ser readaptada a lo que considerés le puede gustar a tu ser querido. Por eso: ¡atención!

Atender al otro, entonces: ¿qué cosas le gustan más? ¿Qué es lo que hace tiempo que no hacen juntos que sabés le encantaría hacer? ¿Qué puede ser una sorpresa agradable? Las respuestas posibles son infinitas y hay que esforzarse para ser original. Porque no hay nada mejor que demostrar amor que ofrecer nuestro tiempo, esfuerzo y atención hacia el ser amado. Con eso alcanza, pero no es suficiente: hay que poner manos a la obra para que el otro se entere y pueda apreciarlo. Cómo reza ese principio de amor al prójimo: dedicado al otro, me olvido de mí mismo y soy feliz. Pero sin la moralina. Se trata de pensar en una situación particular en la que abandono las preocupaciones, los miedos y me entrego al otro sin condiciones.

Por eso aquí les dejamos un pequeño tutorial con cuatro pasos para una noche de amor, un momento para agasajar a tu pareja que, como dijimos antes, conviene adaptar a tu propia situación:

  1. Actividad compartida

Comprá unas entradas para asistir a un evento que sabés le gustaría ir. Tiene que ser sorpresa. Puede ser un recital, una obra de teatro, un evento literario o artístico, el cine, un espectáculo deportivo.  Incluso no hace falta que salgan de casa: podés alquilar una película. La única condición de este primer paso es que sea algo que el otro ansíe de verdad.

  1. Agasajo

Después de la salida, una buena cena. Si no sabés cocinar (en esta página tenemos unas instrucciones para hacer unas comidas sencillas y ricas) hay otras opciones: si andás bien de dinero, una invitación a un restaurante donde preparen algo exótico (restaurantes de comida extranjera) o algo sabroso; si vas a preparar la comida, se sugiere alguna bebida para acompañar (un buen vino es la posta). Y no olvidés del siguiente detalle: postre (torta, helado, chocolate y ahí sí la champaña o algún trago copado).

  1. Conversación

Este paso vale para toda la noche: se evitan temas de conversación que puedan resultar pesados o preocupantes. Es un momento de relax y pasión que están compartiendo juntos. Un momento para ustedes. Sugerencia: tratar de ir guiando la situación hacia el siguiente paso.

  1. Seducción

Se empieza con la palabra, la sugestión: en ese caso se conduce la conversación hacia recuerdos compartidos de situaciones excitantes del pasado. También se puede probar trayendo a consideración alguna fantasía del otro o alguna propia si no se corre riesgo de una discusión. Es recomendable tratar de que el tema no parezca forzado. Disparar la imaginación, esa es la idea. Hay que tener presente en todo caso de la excitación sexual se basa mucho en el juego, en el “como si”. Invitar a jugar o jugar con los deseos del otro. No hace falta cumplir todo: sólo es necesario activar la fantasía. Después sí (o mientras tanto): el contacto suave, el masaje, los besos, la invitación a quitarse parte de la ropa, el juguete sexual de preferencia, la ropa íntima que sabés causa impacto, las luces bajas, un poco de música…

Nota: agasajar a tu pareja debe ser una tarea de entrega, pero hay que tener cuidado con las decepciones. Puede suceder que la mente de tu pareja esté puesta en otra cosa y que se haga difícil que se comporte como uno está esperando.  No sería justo usar nuestra dedicación como una justificación para enojarse con el otro. Dale otra oportunidad para que aprecie y disfrute tu esfuerzo.

Comentarios a esta nota

El Profe

El Profe transmite lo que aprende. Lo de todos los días y lo de una vez en la vida. De chico mucha enciclopedia, mucho diccionario. De grande, los sigue usando. El Profe además tira data de lo que hay más allá: cosas que le dictan los profetas.

También te podría gustar...