Instrucciones para dormir (y descansar)

Una vez, hace tiempo, ofrecimos la lista del insomne perfecto con 7 consejos para no dormir. Pasa que a veces se nos da por ir a la contra, vio, pero también somos podemos ser de lo más normales. Incluso hoy, que estamos un poco más viejos y cada vez nos cuesta más levantarnos de la cama, decidimos entregarles un tutorial de 13 consejos para dormir bien, o lo mejor posible. Además, la OMS ha indicado que el 40% de la población mundial sufre del algún grado de insomnio.

1- Predisposición

Hay que tener ganas o, en su defecto, esta cansado. Piense en la cama con placer o preocúpese por hacer algún tipo de ejercicio. Si no le gusta dormir o no puede dormir, más le conviene intentar modificar, con disciplina, sus horas de sueño (véase siguiente punto).

2- Ritmos propios

No se acueste demasiado temprano, ni demasiado tarde. Olvídese de las cantidades (tantas horas, tantos minutos). Cada persona tiene necesidades distintas. Está comprobado que no es necesario dormir ocho horas mínimo, ni siete, ni diez. Hay personas que necesitan dormir cuatro horas. Otras doce. Hay algunos incluso que viven a microsiestas de veinte o treinta minutos. Quien necesita descansar no es nuestro cuerpo, sino nuestro cerebro. Estúdiese a sí mismo. Experimente y vea cuántas horas necesita para estar activo durante el día.

3- Vestimenta

La que prefiera. No es obligatoria.

4- Postura

La postura en la que dormimos influye en la calidad de nuestro descanso. Lo más desaconsejado es boca abajo con el estómago apoyado sobre el colchón (demasiada rotación del cuello más presión lumbar). Algunos recomiendan dormir boca arriba, con la espalda apoyada sobre el colchón. Otros estudios sugieren, en cambio, que lo mejor es de costado: esta postura ayudaría al metabolismo del cerebro a eliminar material de desecho, relacionado con el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas.

5- Almohada

Si duerme boca arriba: para mejorar la alineación de la columna, en realidad, la almohada, angosta, debe ir colocada debajo de las rodillas. Si duerme de costado una almohada pequeña y no demasiado blanda. Si está muy incómodo piense en los japoneses. ¿Cómo duermen los japoneses? Hay cosas que los japoneses hacen muy bien. Una de ellas es acomodarse para dormir.  Piense en los samuráis. De lo contario, encaríñese con aquello en lo que reposará la cabeza durante el sueño. No hay mejor consejo que este.

6- Luces y sonidos

Trate de ir apagando luces en la medida en que pretenda ir a acostarse. La oscuridad va a estimular su melotonina. Si tiene que dormir de día: oscurezca las habitaciones. Lo mismo para los sonidos: vaya bajando el volumen de la radio, el tele, la compu. Si son ruidos imposibles, use tapones de algodón.

7- Solo o acompañado

Depende de quién sea el que ronque, usted o el otro. Pero además está el cuerpo. Se sabe que durante el sueño  cambiamos de posición entre unas 7 y 10 veces. Entonces hay que tener en cuenta el tamaño de la cama.

8- Práctica

Practique el hábito del sueño. Simule bostezos. Haga la pantomima del desperezarse. Si es forzoso, hágase el dormido. Simule y simule hasta que sea una verdad. Del mitos al logos sólo media una imposición.

9- Muebles y sábanas

Tres palabras: cómodo, suave, limpio.

10- Bebidas y comidas

Un vaso de vino o lo que prefiera durante o después de la cena: nada más. Ni café, ni mate, ni leche, ni gaseosas. Agua, sí. Un té, también. Lo ideal es comer una hora y media antes de acostarse. Pero ojo, acostarse con hambre no va ayudar a dormir. Para lograr un buen descanso hay que estar bien alimentado.

11-Descargue y limpie

Vaya al baño cuantas veces sea necesario. Cepíllese los dientes. Lavase la cara y las manos.

12- Implementos y móviles

La computadora debe quedar lejos de la cama. Apáguela al menos media hora antes de ir a acostarse. Al teléfono puede dejarlo cerca, sólo si lo cree necesario. Intente de todas maneras no andar revisándolo. Tenga a mano un vaso con agua. Agarre un libro: esa será la única herramienta permitida.

13- El espíritu

Rezos, oraciones, meditaciones. Después olvídese de todo. Para dormir bien hay que soltar las preocupaciones. El mejor somnífero, sin dudas, es una conciencia tranquila.

Comentarios a esta nota

El Profe

El Profe transmite lo que aprende. Lo de todos los días y lo de una vez en la vida. De chico mucha enciclopedia, mucho diccionario. De grande, los sigue usando. El Profe además tira data de lo que hay más allá: cosas que le dictan los profetas.

También te podría gustar...